La creatividad se a convertido en el punto fundamental a tener en cuanta a la hora de diseñar la gráfica de un envase. Por ello se buscan infinidad de formas que faciliten la acción de compra en el punto de venta buscando la diferenciación a toda costa.

Que un envase pueda interactuar directamente con el usuario es una gran apuesta ya que a través de él podemos crear un dialogo entre la marca y el usuario llegando así a conseguir nuestros objetivos.

Podemos tratar el concepto “interactivo” como un juego con la finalidad de ofrecer funcionalidad, entretenimiento, diversión o curiosidad.

Os dejamos algunos ejemplos: