Los estuches transparentes se han convertido en una de las opciones más modernas y con más salida en el packaging actual. El plástico transparente ha comenzado a ganar muchos adeptos al realizarse con plásticos totalmente reciclables, que cuentan con varios ciclos de vida y que por tanto son totalmente respetuosos con la naturaleza.

Los valores ecológicos tienen una gran importancia, por eso el PET y el polipropileno son dos de los plásticos más utilizados en la confección de estuches totalmente ecológicos.

Pero, ¿por qué los estuches de plástico transparente se han puesto tan de moda en el packaging? Son varias las razones que avalan este éxito, pero la más importante quizás sea el cambio en la manera en la que el cliente realiza sus compras.

El consumidor, cada vez más, es un consumidor informado que sabe exactamente lo que quiere y cómo lo quiere y al que no se le engaña con triquiñuelas o falsas imágenes propias de la edad infantil de la publicidad pero no de la época actual en la que ya se ha madurado y se exige mucho más.

La forma de impresión sobre estos estuches también ha sido muy importante para su éxito, ya que actualmente se ha logrado que el plástico quede totalmente dibujado pero sin impedir que se siga viendo el interior. Incluso es posible jugar con los colores para imprimir textos totalmente legibles, en este caso con letras en tinta opaca para facilitar la lectura.

Los estuches transparentes se han hecho muy populares en la industria alimenticia porque permiten no solo ver los alimentos, sino tener a la vista también la información nutricional y sus valores. Esto también evita lo que sucede con otro tipo de envases, que con frecuencia son abiertos para poder comprobar el interior.

Y todo con una presentación atractiva que logra que el producto pueda destacar en el lineal, diferenciándose de otros similares tanto por sus colores como por sus formas o por los diseños impresos en el mismo.

También son altamente populares en los juguetes y han sustituido casi por completo a las antiguas cajas de plásticos gruesos y duros contaminantes y que en muchos casos no podrían cumplir con las actuales normas de seguridad para envasado de juguetes.

Los envases de plástico transparente mucho más modernos, más agradables y atractivos mejoran la experiencia de la compra para el consumidor y permiten ofrecer una imagen renovada y actual a las marcas que los utilizan.