Envases para cremas: tres trucos para que sean perfectos

Los envases para cremas están en nuestras vidas en muchas formas y variedades. En algunos casos, adquirimos una marca en concreto y somos fieles a ella independientemente de cualquier otra motivación, pero en otras ocasiones, al acudir a la droguería o al supermercado, nos dejamos llevar por diferentes factores al margen del producto propiamente dicho.

¿Qué es lo que hace que un envase de crema sea más atractivo? ¿Qué factores influyen más en el comprador? Estos son tres de los motivos principales que llevan a adquirir una crema y no otra.

Envases para Cremas

El tipo de envase: Estamos acostumbrados a un tipo de envase determinado para según qué cosméticos. Por ejemplo, para las cremas de tratamiento para el rostro los más vendidos son los botes clásicos, con una tapa de rosca.

Ejemplo de envase para cremas y cosméticos de Germaine

Esto es así porque se adquieren tarros de pequeño tamaño y de este modo el consumidor percibe que aprovecha mucho mejor todo el producto, algo que no ocurre si la apertura es pequeña para encajar un dosificador.

Tipos de envases

Sin embargo, en el caso de productos para el cuerpo cuyos botes son más grandes, no hay esa percepción de estar perdiendo producto y se prefieren aquellos que facilitan su utilización, como los tubos o los botes que se aprietan para seleccionar la cantidad que se quiere utilizar o los que tienen un dosificador por pulsación.

El tamaño del envase: El tamaño del envase también es importante a la hora de adquirir una crema. Sobre todo cuando está relacionada con el precio. Para los tratamientos más caros es más fácil que el consumidor opte por un tarro pequeño, ya que el precio será menor.

Envase para las cremas de ainhoa

Solo en el caso de cremas cosméticas para rostro o cuerpo de bajo precio se mira el hecho de que comprando un envase ligeramente más grande se pueda ahorrar dinero en la compra. En las cremas corporales sí que se prefieren los envases un poco más grandes, ya que de otro modo duran muy poco tiempo.

Envases para las Cremas Corporales

El packaging: Esto es fundamental a la hora de decidirse por uno producto o por otro. Ante dos cremas de una misma categoría, es habitual que el cliente de incline por comprar aquella que tiene una mejor presentación aunque tenga un precio ligeramente más elevado.

Somos visuales y lo que nos agrada a la vista nos causa un deseo, pero un envasado cuidado también nos hace sentir que estamos ante un producto de mayor calidad. Si se cuida el exterior, sentimos que el interior también estará más cuidado.

Donde comprar envases para cremas

Aunque lo hemos dejado para el final, este factor es uno de los más determinantes en las compras de personas que no tienen todavía una marca determinada de cosméticos, no son fieles a una en concreto o simplemente quieren probar algo nuevo como los envases para las cremas.

Envases cosmética baratos

Cuando se compra un envase de crema el consumidor se fija en varios aspectos del mismo al margen del precio. La imagen del producto debe de ser cuidada y atraer al tipo de consumidor para el que va dirigido dicho cosmético. Por eso, la calidad debe de ser incuestionable, pero el packaging también tiene que cuidarse al máximo ofreciendo un diseño bien trabajado y en el que nada quede al azar.

La mayoría de las cremas de lujo tienen diseños elegantes y muy sencillos, pero cuidando todos los detalles de la presentación. Algunos frascos de crema vienen presentados en estuches casi como si fueran una joya, dándole ese aspecto lujoso y exclusivo que tanto aprecian los consumidores que habitualmente compran estos cosméticos.

Envase de cremas Germaine

Generalmente, los envases para cremas de tratamiento para el rostro no son grandes. Son varios los motivos por los que el consumidor prefiere que sean así y vamos a comentarlos.

El precio es más ajustado

Una crema de calidad no es barata. Si calculamos el precio de las cremas de tratamiento para el rostro en litros seguramente nos sorprenderíamos mucho del alto valor que pueden alcanzar algunos productos.
Un tarro de crema pequeño permite un precio mucho más ajustado que no echa para atrás al cliente y que le permite comprar lo que necesita en ese momento por una cantidad asumible.

Se asocia más con la calidad

Precisamente porque las marcas más importantes utilizan tarros pequeños para sus cremas, nos hemos acostumbrado a asociar estos envases con su calidad. Las cremas baratas que se usan para todo el cuerpo vienen, por el contrario, en envases de gran tamaño.

Envases para Cremas Corporales

Si tratásemos de comercializar una crema buena pero a buen precio y en tarro grande seguramente no convenceríamos al cliente que busca calidad porque inmediatamente la asociaría con una gama baja o medio baja.

-Invitan a moderarse en la cantidad de producto a utilizar: Esto también es importante para muchos consumidores. Cuanto más pequeño es un envase de crema más cuidado ponemos en coger tan solo la cantidad necesaria y no usar más producto del que realmente hace falta para notar sus efectos.

Envases para Cremas de Cosméticas

Los envases grandes invitan a usar una cantidad mayor sin remordimiento (ya hemos dicho que son cremas más baratas por lo general) y si se usara un frasco grande para una crema cara seguramente no cundiría tanto como la misma cantidad en envases pequeños.