Envases de cartón

Los envases de cartón para packaging son una de las opciones clásicas a las que más se ha recurrido también en el caso del packaging personalizado. Los motivos son más que evidentes:

Envases para tecnología y desarrollos

-Es un material barato: De todos los materiales de packaging posiblemente el cartón sea el más barato de todos. Su buen precio lo convierte siempre en la primera opción cuando se quiere realizar un packaging personalizado pero el presupuesto con el que se cuenta es bastante bajo.

-Es un material ecológico: El cartón ya procede de papel reciclado pero aun así puede volver a reutilizarse. Tiene muchas vidas siempre y cuando acabe en el contenedor adecuado e incluso si queda a la intemperie se desintegra con mucha facilidad, por lo que no contamina el ambiente.

-No pesa: Se trata de un material muy ligero, que se transporta fácilmente y por eso los gastos que pueda ocasionar son menores. Tampoco incremental el peso final del producto, como otros packaging personalizados, tipo cajas de madera.

-Puede tratarse para conseguir acabados muy modernos: El cartón puede tener un acabado plastificado con fotografías o dibujos o puede estar totalmente satinado. Son muchos los acabados que se le pueden dar al cartón pero si ahora mismo se quiere seguir la tendencia habrá que decidirse con el acabado natural.

El cartón natural es sinónimo de valores ecológicos y por eso el cliente agradece unos envases de cartón y una sencilla impresión sin demasiados colores, que le harán pensar en una empresa que se preocupa por el medio ambiente.

-Permite combinarse con otros materiales: Uno de los más utilizados es el plástico. Las combinaciones de plástico y cartón permiten realizar envoltorios publicitarios muy originales y personales.

Envases de cartón para alimentos

El hecho de que el cartón sea un material clásico y económico no implica que no pueda formar parte de packaging de alta calidad. Ya hemos dicho que una de las tendencias más actuales son las cajas de cartón natural.

Las cajas con ventana de plástico siguen siendo tendencia, pero ahora ya no se llevan las líneas tan geométricas, sino que esta ventana debe tomar diferentes formas. Por ejemplo, el logo de la empresa. Esto ofrece una imagen mucho más dinámica y moderna.

El cartón se puede combinar también con pequeños adornos de metal, como pies metálicos para la caja o argollas metálicas para colocarle unas asas realizadas en cinta o en cordón.

Por su versatilidad y su bajo precio los envases de cartón se han hecho con un hueco muy importante en el terreno del packaging. El cartón puede adoptar fácilmente todo tipo de formas y según su grosor y su combinación con otros materiales puede ser muy resistente.

Hoy, el cartón es el material más utilizado para todo tipo de envoltorios, desde los más simples hasta los más elaborados. Dado que permite ser teñido, grabado, plastificado o decorado de cualquier modo imaginable, las posibilidades son infinitas.

Para los diseñadores de packaging el cartón es un material muy agradecido porque permite todo tipo de técnicas. Algo tan sencillo como un troquelado puede dar muchísimo juego en un envase de cartón, consiguiendo llamar la atención sin haber tenido que realizar una gran inversión.

Al ser un material muy económico tiene una doble ventaja, la de que permite que los envases salgan más baratos al fabricante y que por tanto este ahorre y también que este ahorro repercuta en el precio final del producto que puede venderse a un precio más ajustado y beneficioso para el cliente.

Los envases combinados con plástico son también muy habituales en el packaging, especialmente los que se combinan con plástico transparente que permite visualizar el interior del envoltorio pudiendo tener una imagen del producto real.

Esto anima al cliente a comprar al ver que lo que se le promete es lo que realmente se lleva, sin trampas de ningún tipo como sucede a menudo con las fotografías publicitarias de las cajas de los diferentes productos.

A todo esto hay que sumar que el cartón es muy ecológico ya que no solo se fabrica a partir de material reciclado, sino que puede a su vez volver a depositarse en el contenedor azul para darle una nueva vida. Incluso algunos envases de cartón resistentes y bonitos pueden reutilizarse como cajas de almacenaje en el hogar, lo que también son puntos a su favor.

Este tipo de valores son tan importantes hoy en día como puede serlo el diseño, ya que no solo las empresas se encuentran muy comprometidas con el medio ambiente y el reciclaje, también lo está el consumidor.

Por este motivo, va a premiar la compra de materiales que pueda reciclar sobre la de otros productos que puedan venir en packaging que parece a priori más llamativo pero que produce excesivos residuos no reciclables.