Estuches personalizados

Uno de nuestros trabajos más habituales es la creación de estuches personalizados para todo tipo de productos, desde alimentos hasta textiles. La mayoría de estos estuches están realizados en PET, un plástico reciclable capaz de adoptar prácticamente cualquier forma y que puede ser totalmente transparente para que el consumidor pueda ver lo que hay en el interior.

La personalización del estuche es un trabajo que se realiza entre nuestros profesionales y el cliente. En ocasiones, el cliente puede traer ya una idea de qué es lo que quiere y realizar una propuesta sobre la que trabajar. Otras veces, acude con mentalidad abierta dispuesto a dejarse aconsejar.

Cajas y Estuches

En cualquier caso, el trabajo irá siempre encaminado a la consecución de un estuche personalizado que sea capaz de plasmar la personalidad de la marca y realzar el atractivo del artículo que se está vendiendo. El hecho de poder ver qué es lo que hay en el interior del estuche es de por sí un aliciente para el comprador, harto de verse defraudado por las fotografías de los envases que poco o nada tienen que ver con el auténtico contenido de los mismos.

Tras trabajar en la realización del proyecto, al cliente se le presenta un prototipo del estuche para su aprobación. En este momento todavía es posible realizar modificaciones de cualquier tipo. Una vez que se le da el visto bueno, todo se pone en funcionamiento para la creación del estuche a medida.

Cada sector comercial tiene sus diferentes particularidades. Cuando se venden productos farmacéuticos suele ser importante explicar bien el modo de uso, mientras que cuando se trata de alimentos, los valores nutricionales o los posibles alérgenos deben de estar explicados de forma clara y fácilmente visible.

La forma del estuche también va a variar dependiendo del tipo de artículo que contenga. Aquellos que están destinados a su venta en supermercados independientemente del departamento, suelen tener una pestaña que permite colgar el producto de los ganchos de metal de los expositores.

Los estuches de perfumería o las botellas, con un mayor tamaño y peso, no están pensados para ser colgados, sino para ser colocados en la estantería, por lo que deben de tener una buena base.

Tanto unos como otros deben de tener un diseño original y llamativo que les permita destacar de los demás y captar la atención del cliente que acude a comprar y que tiene a su disposición una gran variedad de productos dentro de la misma gama.