Envase para vinos Azpilicueta

Suena el despertador, te levantas por la mañana y sigues la rutina diaria. Normalmente no somos conscientes de todo lo que nos rodea durante la inercia de nuestras rutinas. Pero para un segundo, se consciente de lo que te rodea, ¿Qué ves? Yo veo envases. Vivimos rodeados de envases de cartón, en casa, en el trabajo, en el supermercado… ¿Y por que no reconocerlo? El packaging se a convertido en el futuro del mercado global, es el detonante para que el consumidor se decida entre una marca u otra directamente en el punto de venta.

Así que es tu oportunidad de llamar su atención, darle una experiencia personal y cumplir sus expectativas. Si consigues transmitir todos esos puntos a tu consumidor habrás conseguido desarrollar la anhelada lealtad de marca.

¿Pero como conquistar a nuestro publico objetivo? Tomad nota por que aquí van unos pequeños consejos:

 

  • Lo más importante: El producto. No debemos permitir que el envase compita con el producto. El packaging en si es un salvoconducto para llamar la atención del cliente, pero nuestro consumidor quiere ver el contenido y sobre todo: Saber lo que está comprando. No debemos olvidar que lo más importante es el producto por lo que un envase transparente, donde además de plasmar nuestra comunicación gráfica podamos ofrecer la oportunidad de desvelarle al consumidor las características físicas de lo que va a adquirir, será una apuesta segura a tener en cuenta a la hora de diseñar y elegir un packaging. El envase y el contenido deben complementarse sin restarle importancia el uno al otro.

 

  • Eficiencia logística. Cuando decidimos elegir un packaging tenemos que tener en cuenta las características del producto que queremos envasar. Es muy importante determinar su resistencia, que el volumen sea el adecuado para economizar al máximo su funcionalidad. El envase debe ser ergonómico, para que su manipulado sea factible y su montaje y desmontaje rápido y fácil, tratando de ocupar así el mínimo espacio para su posterior transporte.

 

  • Revolución digital. Es innegable que vivimos en la era de la revolución digital y las marcas tratan de relacionarse de forma directa e innovadora con los consumidores. La unión de las aplicaciones móviles con los envases traspasan las barreras hasta ahora conocidas y crean un aquí, ahora, lo quiero, lo tengo a solo un click.

 

Así que aquí y ahora dime ¿Tú que ves?